Wingsuit

 

“¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?” Helen Keller. El ser humano siempre ha mirado el cielo lleno de sueños; podemos correr, podemos nadar pero solo podemos soñar con volar… hasta que creamos el wingsuit. Es cierto que hace más de 100 años que los Hermanos Wright realizaron su primer vuelo,  pero nos referimos a algo diferente, más alla de montar en máquina. Tan solo volar y sentir el cielo en nuestra piel, tan solo.. desafiar al cielo una vez más.

El primer wingsuit se desarrolló en 1928 con telas, cuero y acero por Franz Reichelt y aunque acabo en catástrofe sentó las bases de lo que sería el actual traje.

 

Diseño del wingsuit salto base extremo

 

El equipo moderno de wingsuit se confecciono basándose en el cuerpo de las simpáticas ardillas voladoras y tendríamos que esperar al año 2000 para que el hombre lograra construir una versión avanzada y segura de este, con capacidad operativa para volar, fue entonces cuando comenzaron a comercializarse y popularizarse. Hoy en día es considerado como un deporte y una de las variantes más extremas y hermosas del paracaidismo.

El modelo actual de wingsuit nos permite planear a relaciones nunca antes alcanzadas.  La relación actual esta entorno a los 2,5 metros de vuelo horizontal por cada metro de caída vertical, pudiendo planear de este modo varios kilómetros según la altura del salto. La velocidad alcanzada en este planeo es mucho mayor que la que alcanzan los paracaidistas tradicionales en caída libre.

 

Estilos de wingsuit

Existen dos variantes en la práctica de wingsuit, al primera consiste en saltar desde el cielo mediante aeronaves tales como aviones, globos o helicópteros. Si bien es cierto que saltar desde un avión requiere mucho entrenamiento y técnica debido al viento y la inercia que lleva el saltador en el momento de saltar, estas versiones son mucho más seguras, alcanzando una tasa de mortalidad realmente reducida, en torno a 1 de cada 10.000 saltos. Para los principiantes se recomienda comenzar a saltar desde helicópteros o globos que permiten  aprender de manera menos arriesgada.

 

La otra modalidad, es el realizado en conjunto con el salto base, es decir, desde un lugar fijo como acantilados, edificios o antenas. Además esta modalidad permite planear cerca del suelo, lo que en el argot se denomina vuelo de proximidad. Esta variante a pesar de ser más espectacular requiere de una mayor técnica y control del vuelo, siendo con diferencia más peligrosa, no apta para aquellos deportistas extremos que están aún aprendiendo.

 

Cabe recordar que el salto base con wingsuit es el mas extremo de los deportes extremos y lleva aparejado un riesgo y una responsabilidad por parte del saltador. La baja altitud de esta modalidad sumada a la proximidad de un punto fijo con el cual chocarse son las mayores fuentes de riesgo de esta modalidad. A pesar de ello las imágenes y al sensación de volar a ras de suelo son impactantes, como puede verse en las fotos de saltos compartidas por los mejores saltadores del mundo.

 

wingsuit dubai

 

 

Wingsuit como deporte extremo

Hoy en día el vuelo con wingsut ha sido oficialmente reconocido como deporte por la IAF (Federación Internacional de Aeronáutica).A pesar de su reconocimiento, actualmente apenas existe una modalidad de competición oficial más allá de deportistas que se reúnen de forma informal para realizar saltos y competir por posiciones, velocidades  o distancias medidas por los sensores del traje. Lo cierto es que en estos últimos años están surgiendo competiciones internacionales de saltadores, como la realizada en las montañas de Tiananmen China en 2015 donde se ha comenzado a marcar reglas de competición pero es algo que aún está comenzando.  En la gran mayoría de los casos no se trata tanto una competición entre deportistas por realizar el salto más técnico sino el simple placer de volar y liberar el cielo.

 

 

Que necesito para volar con un wingsuit (y cuánto cuesta)

 

Esta cuestión tiene dos respuestas, la primera fácil, rápida e incompleta: un wingsuit que cuesta de 900 a 1200 euros según el modelo.

Lo cierto es que sin tener ningún conocimiento, sería muy, pero muy muy y desde aquí desaconsejamos y advertimos contra todo tipo de salto realizado sin la preparación y la experiencia necesaria para realizarlos en condiciones de seguridad y control del riesgo. Los expertos recomiendan a saltar tan solo tras haberse formado y tener a la espalda una experiencia mínima de 180 o 200 saltos en caída libre.

 

De acuerdo, entonces que necesito para aprender a volar? Lo cierto es que volar en wingsuit es un proceso de aprendizaje lleno de emociones y estamos seguros que disfrutaras del camino hasta llegar a tu sueño. Y si hubiese que enunciar las etapas de este camino para aprender a volar desde cero, serian estas:

  1. Curso RAPS (Static Line Rounds System), es un curso que permite al estudiante hacer sus primeros saltos empleando paracaídas equipados con la tecnología auto inflable RAM nos permite aterrizajes más suaves y un mayor control. En los primeros saltos el paracaídas se abre de manera automática y con las sucesivas clases el estudiante toma el control de la caída libre y a soltar el paracaídas de manera autónoma.

También es posible aprender mediante el sistema AFF (Accelerated freefall llamado de caída libre progresiva), este sistema es más rápido para el estudiante pero también más caro, los saltos se realizan desde mayor altura y usualmente hay un profesor o dos saltando con un solo estudiante a diferencia del método anterior donde usualmente son varios estudiantes por un solo profesor. Ademas  en las primeras fases el alumno ya comienza a realizar saltos a más de 12.000 pies de altura.

Los precios rondan de los 2.000 euros el curso completo AFF y los 1.200 euros el RAPS, aunque el precio varía en función de la velocidad a la que progresa el alumno. Pronto tendremos más información con una comparación en profundidad de los tipos de cursos, su precio y su disponibilidad en España.

2. Realizar 180 saltos en caída libre para lograr la experiencia suficiente tiene un costo entorno a los 5.000 euros. Si nos paramos a pensar el coste individual de cada salto realmente está en torno a los 30 euros una vez lograda la licencia de salto con el curso AFF o RAPS.

3. Comprar tu propio paracaídas 2.300 euros. El paracaídas empleado en wingsuit puede diferir de los empleados en el paracaidismo tradicional dependiente de la altura y modalidad del salto, normalmente los empleados en salto base son más pequeños, muy similares a los paracaídas de emergencia.

4. Elegir y comprar tu propio wingsuit, aquí existe variedad de modelos según su forma y materiales pero su precio ronda los 900 -1.000 euros.

5. Equipo para el wingsuit, casco, altímetro, GPS, cámara, etc.. alrededor de los 700 euros. Pronto tendrás disponible un artículo con los mejores artículos para practicar el wingsuit.

6. Curso de wingsuit en torno a 700 euros. Existen varios disponibles a nivel nacional.

 

El precio total de esta aventura ronda los 10.000 euros, algo que sin duda no está al alcance de todos pero el recorrido hasta llegar aquí, el disfrutar de cada paso del camino, de cada salto, de la emoción de saltar al vacío, la adrenalina de esa primera caída, la hermandad con los compañeros, sin duda no tiene precio.

Lo más recomendable es comenzar con un curso RAPS o RAFF donde puedes aprender y sentir lo que es saltar al vacío, y entender si esto está hecho para ti; si es lo que quieres vivir y quieres hacer de esto tu camino. Los cursos son el primer paso, aprenderás mucho, vivirás momentos únicos, son asequibles y además dispones de una variedad a nivel nacional.

 

Vive el arte de volar!

 

volar salto base